Enero 08

febrero 7, 2008 at 10:09 am (Comics, El Rincón de Mr Atomo)

En el nº 1:

Robin #3 Guión: Adam Beechem Dibujo: Freddie Williams II.

Creo que la mayoría de los lectores de comics no teníamos ninguna duda en lo que se refiere a que Robin era ese niño/adolescente absurdo que acompañaba a Batman en algunos comics y nos molestaba a más de un lector. Con ese prejuicio conocí a Tim Drake, el tercer Robin… No sé qué decir, pues conocer a este personaje fue cambiarme la percepción dándole un giro de 180º. Deseaba que ese personaje siguiera saliendo en Batman, me encantaba leerlo en los Jóvenes Titanes, lo veía como con muchas posibilidades, pero, ¿como para tener una serie propia? Pues oye. La colección de este anodino personaje, en manos de un desconocido guionista, es una de las mejores del mundo superheroico ahora mismo. Beechem hace historias sencillas, sabiendo llegar al lector, dándonos una alta concentración de entretenimiento de calidad.

En el nº 2:

52 #34 al #38 Guión y Dibujo: Varios Autores.

Nuevas entregas semanales de esa joya llamada 52, donde unos maestros como Grant Morrison, Mark Waid, Geoff Johns y Greg Rucka nos hacen las delicias en una año sin Batman, Wonder Woman, Superman y resto de primera fila de DC. Una historia de personajes secundarios. Algo muy típico en esta editorial, que hagan las mejores historias con personajes de tercera o cuarta fila. Una historia de largo recorrido y bien desarrollada donde no se trata de ver quién la tiene más larga como viene siendo habitual de estos mega cross-overs por parte de las grandes compañías (por ejemplo, Civil War), sino hacia dónde va la historia y esa búsqueda por parte de tan dispares personajes.

En el nº 3:

El Incorregible Hombre Hormiga #1 Guión: Robert Kirkman Dibujo: Phil Hester

Sólo tengo una palabra para este cómic: DIVERTIDO. Una vez más Kirkman nos regala una de sus buenas creaciones y nos da esperanza de que no todo está perdido en Marvel. Un cómic que te hace pasar un buen rato y responde a preguntas como: ¿por qué casi todos los que se encuentran con algo que da poderes son unos santurrones? ¿Porqué los pocos que no son tíos malos en apariencia pero o unos corderitos por dentro o implacables justicieros? Pues aquí tenemos la excepción. Este es un capullo, pero con todas las letras, que se hace con un traje del Hombre Hormiga y lo usa en pro de… sus necesidades más básicas… Las tías. ¿Qué es lo primero que hay que hacer nada más conseguir un traje que te vuelve prácticamente invisible? Ir a un gimnasio a espiar a las tías mientras se duchan… ¿No es eso lo que haríamos muchos? Realmente una lectura entretenida y más que recomendable.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: