CRÍTICAS PANI S.A. analiza JOHN RAMBO; VUELTA AL INFIERNO

febrero 12, 2008 at 12:03 am (Cine) (, , , , , , , , )

 

 

Chicos, si andando por la calle pasáis por una sala de cine y veis salir de ella a un montón de gente pálida y con la mano en el estómago, comprobad si exhiben ahí esta película, porque lo más seguro es que sea la que acaban de visionar. Hombre… sé que con “Transformers” el efecto puede ser similar, pero afortunadamente ya no está en cartel, gracias a Dios.

 

 

Y es que la EXTREMA VIOLENCIA de la película puede herir algunas sensibilidades (y las paredes de algunos estómagos), por lo que recomiendo encarecidamente la abstención en la ingesta de alimentos durante su proyección (véase palomitas o similares). No, en serio… este film no es apto para gente sensible, como yo.

 

 

Aún recuerdo la crítica (en un periódico que no mencionaré) de la película de Spielberg “Salvar al soldado Ryan“, en la que el escriba de turno decía; “¡Buf! Después de ver la última película de Spielberg tuve que tomarme un par de aspirinas“. ¡Nenaza! Pues recomendaría a este sujeto que acudiera al cine acompañado de un desfribilador, para evitar percances. Y es que es verdad, ahora películas como “Apocalypto” de Mel Gibson, o La mencionada “Salvar al soldado Ryan“, anteriormente consideradas por la crítica como “crudas” o “violentas”, han pasado a ser películas Disney tras esta OBRA MAESTRA de Stalone (Sly para los amigos).

 

 

Ahora vayamos al grano.

 

 

John Rambo, nuestro añorado héroe, ahora más viejo (aunque no en un grado tan preocupante como el de Bruce Willis), sobrevive cazando serpientes venenosas en los infectos pantanos que bordean la frontera entre Tailandia y Birmania, y todo ello porque necesita suplir de materia básica a una especie de sala de fiestas tailandesa en la que el show principal es el de un individuo que se dedica a incitar a estos peligrosos ofidios mientras canta (?), como si de un vulgar casting de “tienes talento” se tratara.

 

 

Bien, el caso es que ahora Rambo está de vuelta de todo, ya ni siquiera habla (cosa que agradecemos los fans, porque los registros interpretativos de Sly son dos; el de tener una cinta en la cabeza y/o guantes de boxeo). Bueno, a decir verdad, las únicas palabras que dice en la primera media hora se limitan a las de “¡A la mierda!”, una y otra vez, como si de nuestro difunto Fernando Fernán-Gómez se tratara.

 

Vale, pues en este extraño Karaoke tailandés se presentan un grupito de limpios y aseados jóvenes caucásicos anglosajones, que dicen ser misioneros de la Iglesia Evangélica de Jesús, ubicada en los dorados campos de maíz de Colorado. Quieren contactar con Rambo, puesto que su deseo es el de remontar el río usando la embarcación de nuestro protagonista y adentrarse en la peligrosa frontera birmana. Su destino, una aldea perdida de la mano de Dios a la que pretenden llegar con la intención de curar a los refugiados (y de paso, evangelizarlos). De nada sirven las advertencias de Rambo; “No cambiaréis nada”, y a pesar de que se les previene que Birmania está llena de sucios y orientales viet… birmanos, los misioneros no se dejan amedrentar, pues suya es la palabra de Dios y todas esas monsergas pseudo-eclesiásticas-código-da-vinci….

 

 

Ah, pero claro, Rambo no contaba con que entre el grupo de misioneros hubiese una monjita sexy. Tras una charla en privado y de comprobar sus caras de relajación al día siguiente mientras emprenden la marcha, se aduce a que se llegado a un acuerdo comercial. “No ha aceptado el dinero”, dice la monjita. Eso sí, se le nota incómoda sentada en la embarcación…

 

 

Durante el viaje, son atacados injustamente por piratas Viet… eso. Lo cual es una oportunidad para comprobar lo poco oxidadas que están las habilidades de nuestro héroe al descerrajarles un tiro a cada uno en sus empañoladas cabezas tras insistir estos una y otra vez en que querían llevarse a la monjita. “No puedes quitar una vida” dice uno de los misioneros. “Si no los hubiera matado, la hubieran violado 50 veces”, responde Rambo. “Eso da igual” (¡), replica otro misionero. “Presentaré un informe de lo que ha pasado” (¡¡).

 

 

En fin… ehh. Pues eso, que llegan al poblado, curan/evangelizan a los nativos y bla, bla, bla… claro ¿Qué creéis que va a suceder? Os doy dos opciones, pero acertaréis a la primera… Evidentemente, que se presenta el ejército viet… lo que sea, liderado por un tío que luce prestadas las gafas de sol de Sly en “Cobra” y “arramplan” con todo. Y cuando me refiero a “arramplar” me refiero a que hacen cosas como ejecutar a niños de 2 años en el suelo (sus cerebros salpican a la cámara), vaciar cargadores sobre una mujer hasta desmembrarla (se ve que le sobra la munición al ejército birmano), comprobar cómo a uno de los misioneros le cae un obús de mortero (se ve con todo detalle lo qué le puede ocurrir a alguien al que por desgracia le cae un obús de mortero…). En fin… que es una escena bastante durilla, por decirlo de alguna manera. Una escena que hace que “Apocalypto” sea un video de catequesis.

 

 

Mientras, nuestro héroe tiene un sueño en el que oye las palabras del Coronel Truman; “Usa la fuerza, Rambo”. Y al despertarse, ve que hay un tío trajeado a su lado. “¿Habré bebido?”, murmura. ¡No! Es un Pastor de la Iglesia de los Campos de maíz de Colorado. El cual que comunica a nuestro héroe que dicha iglesia ha contratado los servicios de un grupo de mercenarios (¡¡¡) para intentar rescatar a los misioneros. La cara de relajación de nuestro héroe a la mañana siguiente indica que se ha llegado a un acuerdo comercial.

 

¡Se han llevado a la monjita! Se ha declarado la guerra. Esta vez es algo PERSONAL.

 

 

Como es de suponer, Rambo se hace con el liderazgo de los mercenarios y enseguida parten hacia el campamento birmano. Aunque he de advertir que no hace falta que se le toméis mucho cariño a estos PNJs, ya que su presencia es meramente nominal.

 

Pues bien. Hay una incursión nocturna en el campamento y, aprovechando que la seguridad es bastante laxa, el grupo no tiene problema alguno para entrar. La mayoría de los soldados (unos 50) están en un barracón totálmente colocados y violando en grupo a 4 prisioneras nativas, no sin ántes obligarlas a realizar un amago de striptease, pero tranquilos, esta es una peli decente y no se va a ver nada que pueda herir la sensibilidad del público. A uno de los soldados le da por abrir una bengala de humo rojo y solucionado. Aunque he de decir que el numerito no está tan mal, en Eurovisión quedaría bien.

 

 

¿Y dónde está la monjita? Aaaah, pues está encerrada en una jaula de bambú adyacente a la choza del líder birmano. En esos momentos sale al exterior, está borracho, la mira, babea… ¡Dios mío! ¡Que alguien haga algo! Tranquiiilos. No pasa nada. Digamos que… al líder birmano le gusta más la carne que el marisco ¿No os habéis fijado que los soldados infantes caminan de una manera extraña?

 

 

Mientras tanto, Rambo comprueba horrorizado que han crucificado a uno de los misioneros en una estructura de bambú mientras unos cerdos salvajes le van devorando las extremidades inferiores. “No siento las piernas”, susurra el misionero (Nah, es broma, el tío está muerto).

 

Hay tensión. Un soldado hetero se acerca a la monjita… pero ahí está Rambo al quite para arrancarle la traquea (esta vez en serio). La libera y… ¡Emprenden la huida! ¡Todo el campamento les persigue! ¡Rambo se hace con una ametralladora pesada! Y… entramos en la última media hora del film, en la que SOLO se van a oír disparos y se va a dar paso a la MASACRE más espectacular de la historia del cine. Os lo podéis imaginar. Si tuviesen que levantar los cadáveres tendrían que hacerlo con una esponja.

 

RECUENTO DE BAJAS

—————————————–

BAJAS ENEMIGAS 100%

BAJAS CIVILES 74%

MERCENARIOS 78%

MISIONEROS 80%

—————————————–

TOTAL MUERTOS: 167

—————————————–

L E V E L C O M P L E T E D !

 

 

¡chúpate esa, Steve! ¡Aprende a filmar masacres!

 

Por cierto ¿Pensáis que se ha acabado todo? ¿Que pone “THE END” y ya está? ¡No! ¡Sly nos tiene preparada una SORPRESA para los fans!

 

—–ATENCIÓN: SPOILER. NO LEER A PARTIR DE AQUÍ—–

 

 

Al final se vé a John Rambo vestido de igual manera que en “Acorralado”, está caminando por el arcén de una carretera ¡Una carretera asfaltada! ¡Ha vuelto a casa! Se dirije a una bucólica granja de caballos con pacas de heno doradas por el sol de poniente, es su antiguo hogar. Se detiene a mirar el desgastado buzón en el que aparecen las letras “R. RAMBO” ¿Estará su padre vivo? No se sabe, pero si le ha pasado (o le llega a pasar) algo malo en una próxima entrega…

…será algo MUY PERSONAL.
CRÍTICAS PANI S.A. le da un 9,76.
Anuncios

2 comentarios

  1. El Poeta said,

    Hoy he tenido el honor, el privilegio de disfrutar de esta maravillosa película. La verdad es que es un tanto sangrienta, si señor. Y baste decir que es mejor tu crítica que la cinta.

    ¡Un saludo!

  2. jose castiblanco said,

    me parecio que es una de la mejores de los otro rambos por que muestran la realida de otros paises y que de fiende a los inocente de una guerra que no nosabe ni como ni por que los metieron en ese conflito.
    para mi criterio personal creo que la cinta le falto algo que ya man ojo por ojo osea que ese soldado malo y desalmado de berian averlo echo sufri un poco para que sintiera en carne propia el dolor que a causado ubiera tenido un mejor castigo y despues la muerte a manos del pueblo que leiso tamto daño
    si sacan otra pelicula asi me gustaria que isieran sufri primero asos malos tambien
    creo que si ustedes hacen un encuesta de como deviera ser el final de una persona haci creo que todo mundo estaria de acuerdo conmigo de uno a dies le poco once
    jose castiblanco

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: