Viajante comenta… Batman #35

junio 24, 2010 at 9:50 pm (Comics)

Batman ha muerto. Larga vida a Batman!! Grant Morrison, que otrora fue uno de los grandes genios/revelaciones del mundo del cómic, es uno de los pocos que se ha mantenido hasta hoy en día en el medio. Que se mantenga no se sabe tanto si es obra de una política empresarial o que el escocés sigue viviendo a costa de una merecida fama que consiguió mucho tiempo atrás. En los últimos años ha ido de proyecto en proyecto sin un resultado destacable a excepción de la serie de Vertigo: Los invencibles (que me cuelguen si entiendo el relativo éxito de ésta serie) hasta caer en estado de gracia en la exitosa 52. Donde orquestaba sus acostumbradas buenas ideas, pero bajo este título, bien narradas por otros grandes guionistas como Greg Rucka.

Morrison es más un autor de ideas que de desarrollos. Lo demostró con ese título y lo demostró cuando ese mismo título le valió la entrada a guionizar a Batman. Dando un surrealista (es decir, en su estilo) repaso a la historia pasada y muyyy pasada del personaje, lo encaminó a su “prometida” desaparición, en algo que se llamaría Batman RIP, donde no muere y donde la historia se queda en otro “sin más”. Para culminarlo todo en las páginas del que iba a ser otro mega evento DC: Crisis Final, donde tampoco muere sino que parece haber sido desplazado en el espacio-tiempo… Conclusión, otro bluff. Es poco después de eso donde arranca el Batman que comienza en este número. Dick Grayson (el primer Robin) recoje el legado y usa de Robin a Demian (el desquiciado hijo de Bruce Wayne y la hija de Rash al Ghul y educado por asesinos hasta su reciente historia).

Arranca de forma efectista, delirantemente enloquecida a la vez que entretenida, haciendo gala una vez más de buenas ideas (crucemos los dedos para que esta vez las desarrolle debidamente). Y comienza la andadura de este dúo de la mano de Frank Quitely, un gran dibujante de una gran capacidad gráfica y narrativa (con quien creó su mejor obra más reciente: Superman All Star). La pega, es que la compañía de Quitely será breve y pasará a manos de otros buenos dibujantes que quedarán en entredicho al sustituir al actual artista.

Permalink 1 comentario

Viajante comenta… Trinidad

junio 21, 2010 at 5:33 pm (Comics)


Un año más tarde de editar el primer tomo, Planeta termina de sacar lo que resulta el último intento de resucitar una fórmula de un cómic semanal durante un año. Lo que le diera un éxito rotundo con 52 donde sus autores estaban en estado de gracias, e intentó repetir con Countdown a Crisis Final, resulta la reinvención de los tres personajes icono de DC (Superman, Batman y Wonder Woman) en una saga a manos de un maestro Kurt Busiek en horas bajas a la hora de reinventar material de relleno.

Floja en su ejecución, la historia intenta mitificar la fama de los tres personajes pasándolos del estado de héroes al estado de deidades. Una meta historia trascendental llena de tópicos y personajes tipo dónde se intenta recrear la épica que ya ejecutara Starlin hace una veintena de años. En resumen, una decepción. Se pueden hacer historias buenas con estos personajes, que se han hecho… Y para hacer buenas historias no tenemos quer llevar las historias a nivel cósmico, ni bíblico. Con lo que esta historia se pierde en el artificio.

Sólo el dibujo de McDaniel y de Bagley son lo que sustenta el cómic. Pero vamos, muy en la línea del Image de los 90 donde no importaba el qué se contaba, sino el cómo.

Permalink 1 comentario

Viajante comenta… Iron Man #29

junio 19, 2010 at 12:00 pm (Comics)

He aquí otro claro ejemplo de que pese a unas malas directrices empresariales, los artistas pueden sacar adelante un producto, siempre que tengan talento. Justo cuando pensaba que la editorial Marvel estaba muerta a manos de un editor (Quesada) y un guionista estrella (Bendis) y casi rematada por su asociación con Disney… Va y empiezan a surgir cómics de encabezado clásico y con nuevos talentos que empiezan a brillar. Para muestra este Iron Man.

Del estreno de la primera película de este personaje, salió la necesidad de hacer un nuevo comic que atrayera a posibles nuevos lectores. Para ello ficharon a una posible nueva promesa (el guionista Matt Fraction) y a otra ya más que consolidada (el dibujante Salvador Larroca). Y mira por dónde, haciendo de la necesidad virtud, en universo Marvel destrozado por las peregrinas ideas de los que ya mencioné en el primer párrafo, dónde los malos mandan (Norman Osborn es más importante que cualquier presidente del mundo y tiene más poder…), la serie empieza a desnvolverse con gracia y, como ya dije antes, talento. Los secundarios son tan protagonistas como toni Stark, como es el caso del mismo Norman Osborn, Maria Hill o Pepper… Y Fraction desarrolla lentamente una historia que a veces la sensación de largada por directrices editoriales, pero que no desmerece en ningún momento, ni por guión, ni por dibujo.

El más buscado no es más que la huida de Stark de las fuerzas de Osborn y cómo afecta eso a sus compañeros y a su empresa.

Como aspecto negativo, sólo diré que el complemento de Máquina de Guerra me sobra. Una historia que no va a ningún lado, llena de testosterona, dibujo recargado y ausente de cualquier transfondo…

Permalink 1 comentario

Viajante comenta… Lobezno #54

junio 14, 2010 at 7:00 pm (Comics)

Para todos aquellos que creíamos en un personaje que han utilizado hasta la saciedad y casi llegado a quemarlo, proponiendo historias redundantes y que no llevaban a ningún sitio… Por fin. Por fin tenemos a un guionista competente metido de lleno a la labor de darle vitalidad a un buen personaje. Después de deleitarnos pincelada aquí (La Caza de Mística en Lobezno #35 y #36), pincelada por allá (Destino Manifiesto, o Lobezno #48). Llega a la serie regular la colección americana de Weapon X. Panini editó los 5 primeros números bajo un tomo de la colección 100% Marvel con el nombre de “Los Hombres de Adamantium” y ahora comienza a ingresar el resto en la colección regular para fortuna de los consumidores.

Aquí le vemos a Logan ingresado en un manicomio, como uno más. Después de que hayan dado mil volteretas de campana con el personaje, hasta el hecho de haberle dado un hijo y una clon femenina… Por fin un guionista nos devuelve a ese primer Logan en una historia sobria y entretenida. La pega: que no sé si es porque el susodicho guionista se quiere reservar el personaje con ciertos planes, pero cansa la reticencia de ciertos creadores a matar a sus creaciones (especialmente los villanos en esto del cómic).  Es decir, que un tío sin ningún poder vaya con las tripas medio fuera, medio dentro y se recomponga como quien no quiere la cosa… Es decir, algo así como el prota de Crónica de una muerte anunciada, pero en malo y sobreviviendo al final…

Jason Aaron se muestra más que competente a los guiones y nos enseña que un tipo capaz de guionizar una de las mejores colecciones Noir del medio (Scalped), es capaz de hacer cómic del de superhéroes de toda la vida con un buen nivel, que otros consagrados de los cómics ya quisieran para sí. A los lápices, Yanick Paquette, que no haciendo gala de su apellido no muestra un estilo entre sucio y tosco, pero sin indudable talento (no sé, pero a mí me recuerda al mejor Kevin Nowlan).

Permalink Dejar un comentario