Críticas Expatriados S.A. analiza “Un día de Cólera”

abril 14, 2008 at 8:38 pm (Libros) (, , , , , )

“Un día de cólera” es el último libro de Arturo Pérez-Reverte, y uno de los mejores, además. La trama es clara: franceses malos en Madrid (y resto de España), haciendo cosas de niños malos. Españoles hartándose. Chispa que prende el fuego. Españolitos de a pie sacando navajas cachicuernas y dando matarile a franceses malos. Franceses malos llaman a papá y españolitos de a pie las pasan putas. Escenas finales de fusilamientos. Todos conocemos la historia, y eso la hace más atractiva, disfrutas de cada plato sabiendo cuál será el siguiente. Disfrutas de los franceses siendo malo malulos porque luego los españolitos les van a dar por el riel. 

Como toda obra de Pérez-Reverte, vamos a encontrar dos constantes. Por un lado, se nos va a hacer patente lo listo que es él (y por ende, lo tontos que somos el resto), y es que todo está narrado a un detalle tal que uno está convencido de que Pérez-Reverte sabe más de aquel día que cualquiera que estuviera en Madrid el 2 de mayo en 1808. Por otra parte, sale el héroe cansado, que lucha a pesar de que España es una casa de putas regida por reyes ineptos, nobles corruptos y curas analfabetos, como tanto le gusta recordarnos a Arturo. De modo que Alatriste tiene su paralelo aquí en la forma de un tenientillo de apellido Daóiz, que es el que mejor le cae al autor, como se puede ver.

Puntos fuertes: está narrado con un hiperrealismo detallista, apoyado en todo momento por hechos verídicos comprobados. Para que el lector tenga eso presente, va citando nombres, apellidos, calles de residencia de los implicados, no solo de los protagonistas, sino de cualquiera. Pero eso no ralentiza la marcha de la novela, la hace más real y descarnada, y es que la gente que pringa tiene, nunca mejor dicho, nombres y apellidos. Por otra parte, la gente que haya leído la Illíada verá que Homero también utilizaba ese recurso y no se hacía pesado de ninguna manera. De hecho, recuerdo un pasaje donde se narra la muerte de dos troyanos de armaduras de oro, y se trataba de vulgares pnjs que no habían aparecido antes en la narración. Pero otro día comentaremos la Illíada.

El otro punto fuerte descansa en el tono épico, personajes creíbles (no basta conque sean reales para eso) y la propia jornada. Pero, repito para que la historia se lea bien, hay que escribirla bien.

Momentos cumbres LEVE SPOILER: varios. La muerte de uno de los protagonistas (esto no es hollywood, si el lector creía que los protagonistas se van a ir de rositas es un ingénuo) con un sable en la mano. Cuando le comentan a Murat que sus soldaditos de élite se rinden, es otro muy bueno.

Puntos flojos: se echa de menos una breve reflexión final donde se vea la caña que reciben los franceses malos, pero se va del argumento del libro. Menos mal que todos conocemos la historia…

En definitiva, muy bueno. Me lo leí en dos días. La puntuación es de 9. ¡Viva la selección!

Anuncios

Permalink 4 comentarios